martes, 18 de mayo de 2010

Mejorar la atención a los niños y niñas con diabetes y alergias a alimentos y al látex

El Grupo Parlamentario Socialista,tengo el honor de dirigirme a esa Mesa para, al amparo ha presentado la siguiente Proposición no de Ley para mejorar la atención en el ámbito escolar a los niños y niñas con diabetes y alergias a alimentos y al látex, para su debate en la Comisión de Educación y Deporte.
Exposición de motivos
El centro educativo es uno de los primeros lugares fuera de la familia donde los niños y niñas pasan muchas horas, y donde un gran porcentaje del alumnado realiza sus comidas en el comedor escolar. Un número importante de ellos se ven afectados por alergias alimenticias o al látex, o por enfermedades crónicas, como: la diabetes, que a veces, les impide la realización de todas las actividades programadas por el centro. La alergia e intolerancia a alimentos y al látex constituye un problema de salud emergente a nivel mundial.
En España la alergia alimentaria afecta a un 7% de la población infantil y la alergia al látex afecta ya al 1% de la población. Un 18% de las reacciones alérgicas en niñas y niños suceden en el ámbito escolar, con las consecuencias que conlleva en cuanto a su salud y al riesgo de exclusión de algunas actividades escolares.
En cuanto a la diabetes, la OMS estima que hay más de 180 millones de personas con diabetes en el mundo de los que unos 25 millones pertenecen a nuestro continente. Es considerada por este organismo como «la plaga del siglo XXI». La diabetes es una de las enfermedades crónicas pediátricas más comunes y, según publica en su número de mayo la revista médica británica The Lancet, se prevé que se duplique el número de casos de diabetes tipo I entre los niños europeos de menos de cinco años entre 2005 y 2020. En España se estima que existen unos 18.000 casos de diabetes tipo I en menores de 15 años en cuyo tratamiento, además de la imprescindible atención médica, inciden también cuestiones emocionales y sociales en las que deben implicarse y participar, en estrecha colaboración, familiares, personal sanitario y profesorado.
En la escuela es importante que estos niños y niñas se sientan igual que el resto de sus compañeros, evitando la posible discriminación o la utilización de la enfermedad como excusa para no realizar algunas actividades escolares, garantizándose en todo momento su integridad y seguridad física, por lo que es muy conveniente que los proyectos educativos de los centros incluyan recomendaciones para atender las especificidades relativas a la salud del alumnado y eduquen en hábitos saludables.
El niño o niña debe de poder comer en el comedor escolar, y practicar las mismas actividades y ejercicios deportivos que el resto de sus compañeros. Para ello es imprescindible que el profesorado y personal responsable estén al corriente de su condición de escolar con alergia o diabetes, que conozcan las pautas de actuación a seguir en caso necesario, y que existan frecuentes intercambios de información entre los padres, los profesionales sanitarios y el profesorado. Igual planteamient
o sería fácilmente trasladable a otros casos de niños diagnosticados de otras enfermedades crónicas, que siendo también complejas, no deben ser motivo de discriminación en la escuela. Sería el caso de los niños con asma, epilepsia,cardiopatías, enfermedad celiaca, y un largo etcétera de enfermedades que pueden influir negativamente en la correcta integración educativa.
Para conseguir una escolarización normalizada, mejorar la calidad de vida y evitar la discriminación de estos niños, es necesario que todos los profesionales del centro educativo cuenten con la información y formación suficiente y adecuada sobre los niños que padecen
estas enfermedades.
Algunas Comunidades Autónomas, y especialmente Baleares y Euskadi, ya han iniciado acciones conjuntas entre las Consejerías de Educación y Salud para detectar el problema especial de salud que se produce en estos niños y niñas, y proporcionar la información y los materiales didácticos adecuados a los centros escolares.
Pero, dado que es algo que afecta al conjunto de las Comunidades Autónomas, es conveniente que se tome conciencia de la problemática que tienen estos niños en el ámbito escolar y se coordinen e impulsen acciones para mejorarla.
Por todo lo expuesto, el Grupo Parlamentario Socialista presenta la siguiente Proposición no de Ley
«El Congreso de los Dipu tados insta al Gobierno a impulsar, en el seno de la Conferencia Sectorial de Educación y Sanidad y el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, las medidas necesarias que contribuyan a:
1. Promover la elaboración de protocolos de actuación apropiados que favorezcan la correcta coordinación entre los centros de salud y los centros escolares para aquellos casos que lo requieran y que cuenten con la colaboración de las asociaciones de padres de niños con este tipo de patologías.
2. Garantizar que los profesionales de la educación dispongan de una información y formación adecuada sobre cómo se manifiestan y afectan la diabetes y las alergias alimenticias y al látex a los niños en edad escolar.
3. Poner a disposición de los centros escolares material didáctico específico sobre las mismas.
4. Mejorar la atención e integración en la escuela de los niños diagnosticados de este tipo de patologías crónicas en todos sus espacios y actividades.»
Palacio del Congreso de los Dipu tados, 28 de abril de 2010.—Cándida Martínez López, Dipu tada.— Eduardo Madina Muñoz, Portavoz del Grupo Parlamentario Socialista.

2 comentarios:

Loli dijo...

Como alérgica a alimentos que soy desde pequeña, me produce una gran alegría leer algo como esto. Muchas gracias por llevar al Parlamento esta propuesta y adelante con ella. Que los niños de ahora no tengan que sufrir lo que yo y otros como yo de pequeños sufrimos. Iniciativas como esta hacen falta para la igualdad de todos. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Marivi:
Me alegro que políticos toquen este tema tan serio, pues yo como madre de un niño de 3 años con multialergia alimentaria he de decir que llevo un año intentando que la Delegación de Educación de Málaga de solución al problema que se me planteó cuando en septiembre del pasado año (2009) quise llevar a mi hijo al colegio y la directora al ser informada del problema de alergia de mi hijo me pidió que no lo llevara porque ella no quería hacerse responsable de él y la profesora del niño me dijo que no pondría la adrenalina a mi hijo en caso de shock anafilactico y que si yo quería llevar a mi hijo al colegio les tendría que firmar un documento donde quitara toda responsabilidad a ellas. A mayo de 2010 aún Delegación no ha dado solución al problema después de varias reclamaciones puestas y citas personales con el inspector jefe. Espero que con esta propuesta ningún niño tenga que pasar por lo que mi hijo está pasando.